• Sebastián A. Ríos

Carne y vino salteño, un maridaje perfecto


El súper costillar de La Cabrera

Si de maridajes se trata, pocas cosas se llevan tan bien como las carnes con los vinos salteños. Y no estamos hablando solo de tintos, sino también de los expresivos torronteses y los refrescantes rosados cafayateños. A partir de una reciente experiencia de almuerzos conducidos por el sommelier Martín Bruno y el chef Gastón Riveira -propietario de la parrilla palermitana La Cabrera- es que ambos expertos coinciden en proponer maridajes ideales para la hora del asado echando mano a vinos de Salta.


“El buen maridaje consiste en lograr una combinación entre el vino (u otras bebidas) y la comida, que haga que el conjunto quede más rico que si los probamos por separado. El maridaje entre el vino tinto y la carne todos lo conocemos y disfrutamos, pero al pie de la parrilla podemos probar otras combinaciones muy buenas, sobre todo blancos y rosados con la primer parte del asado, es decir picada, provoletas, empanadas, achuras”, asegura Martín Bruno, embajador de Cafayate y Mejor Sommelier de Argentina 2017.


Blanco, tinto o rosado para estos platos

¿Cuáles son los maridajes que propone el dúo de expertos? Las provoletas, por ejemplo, se llevan muy bien con un Torrontés de buena tipicidad como el Cafayate Gran Linaje Torrontés, de buena acidez y aromas florales, mientras que las achuras se dejan acompañar por un rosado de Malbec como el Cafayate Rosé, suave y refrescante. Para las carnes propiamente dichas, tintos como el Cafayate Martín Bruno Malbec Caladoc (un vino que combina el clásico Malbec salteño con esta variedad poco trabajada en el país) o un Cabernet Sauvignon como el Cafayate Gran Linaje Cabernet Sauvignon van perfecto. Los taninos de ambos vinos combinan muy bien con la proteína de la carne, potenciando la experiencia; para los que prefieren un vino menos intenso, que hace hincapié en la fruta, va bien el Malbec, para los que prefieren algo más intenso, conviene optar por el cabernet.


A la hora de los postres, Bruno y Riveira proponen combinar las frutas de estación (sandía, duraznos, ciruelas) y el helado (tan necesario en esta estación del año) con un vino dulce blanco, en este caso, Cafayate Gran Linaje Torrontés Cosecha Tardía. Su equilibrio entre dulzor y acidez elevada son ideales para disfrutar de los postres dulces.

0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram