Duelo de pastas de avellanas: MamuschCream versus Nutella

Actualizado: 2 de oct de 2020


MamuschCream Nutella
El crédito local MamuschCream y el cosmopolita Nutella

Desde que eramos chicos, Nutella es sinónimo de la pasta de avellanas con chocolate. Su presencia en el país ha fluctuado, dependiendo del amor del gobierno de turno por los productos importados, a tal punto que en algunos momentos exhibir un Nutella era certificado de haber pasado por el freeshop. Por suerte, de un tiempo a esta parte se consigue en cualquier supermercado y, también de un tiempo a esta parte, aparecieron versiones locales, algunas de mejor factura que otras. De todos sus posibles contendientes, creemos que el MamuschCream es el más apto, lo que nos da una excelente excusa para hacer una cata comparativa (en su primera fase, a ciegas) de ambos productos.


Cucharita en manos, contemos los pasos, y demos inicio al duelo Nutella versus MamuschCream...


MAmushcream
En este lado del ring, oriundo de Bariloche MamushCream

PACKAGING: El frasco de Nutella es inconfundible. Su diseño, su etiqueta y sus colores destacan en la góndola; especialmente el envase pequeño de 150 gramos, de apariencia extra slim. El de MamuschCream, por su parte, es súper clásico, con una iconografía que sigue a la marca (después de todo, su principal punto de venta son las tiendas propias), y con una etiqueta que en este momento exhibe estampillas con los premios obtenidos por el producto. En ambos casos, hay una tapa plástica a rosca, que protege un sello de plástico hermético. Aquí hay que destacar que el de MamuschCream es más fácil de abrir: el sello plástico tiene una lengüeta, y con solo tirar de ella el pote se abre prolijamente; en Nutella, la apertura es más azarosa.


PROPIEDADES NUTRICIONALES: No hay diferencias radicales entre ambas pastas de avellanas. Lo más destacable, a favor de MamuschCream, es que se trata de un producto con certificación gluten free (o sin TACC), lo que lo hace apto para celíacos. Nutella, por su parte, es ligeramente menos calórico y tiene un poquito menos de sodio. Para los que escapan a la soja, MamuschCream usa lecitina de girasol (Nutella de soja), pero advierte que puede contener trazas de mani, lo que no lo hace apto a los alérgicos a esa fruta seca. Al final de la nota encontrarán las fichas técnicas de ambos productos.


Nutella
Nutella, clásico de clásicos

TEXTURA: Más suave y oleoso, con pequeñísimos trozos de avellana, MamuschCream resulta más amable al paladar (siempre y cuando no te moleste encontrarte con la textura propia de avellana), donde la temperatura corporal lo vuelve incluso fluido. Nutella por su parte, es más compacto y firme, sin rastros de avellanas. A la hora de untarlos sobre una galletita o pan, el crédito de Mamuschka cubre fácil y uniformemente la superficie, mientras que su contendiente exhibe más trabajo de cucharita. Ni hablar si durmieron en la heladera: untar Nutella frío a la hora del desayuno demandará un pequeño esfuerzo extra. Ahora, si la idea es untar un panqueque recién salido de la panquequera, conviene Nutella: esa misma firmeza evitará que el calor haga caldo de pasta de avellana.


AROMA Y SABOR: El aroma y sabor de Nutella es inconfundible para todo aquel que lo ha disfrutado. Catado a ciega, Nutella se muestra más chocolatoso en aromas y sabores; la avellana se encuentra bien integrada pero en un segundo plano. Es, también, mucho más intenso y, para los que no son amantes de lo dulce, cucharearlo puede resultar fácilmente empalagoso. MamuschCream es más delicado e invierte la fórmula: la avellana se destaca por sobre el cacao, mientras que este brilla en el final de boca; cuando MamuschCream abandonó el paladar persiste un sabor a chocolate de leche muy nítido.


PRECIO Y ACCESIBILIDAD: Aquí la diferencia la marca la matriz productiva. Como marca global, Nutella es ubícuo: el producto (el disponible en Argentina es producido en Brasil) lo encontramos fácilmente en cualquier