Picsa o la revancha de la pizza de molde argenta

Actualizado: jun 9


Picsa
Recién salido del horno a la leña

De las muchas formas de la pizza (categoría que en los últimos años ha explotado en diversidad en la ciudad de Buenos Aires), la de molde se autopercibe como la verdadera pizza argentina. Y no somos quién para llevarle la contra. Lo bueno es que entre tanta pizza cool, neoyorquina, plant based o lo que sea, hay buenos esfuerzos en torno a ofrecer una pizza de molde de calidad, con ingredientes de primera y una factura impecable.


Bueno, eso es Picsa. El nuevo emprendimiento del chef Leo Azulay, en asociación con sus socios en el restaurante Tora Aldo Graziani y Lucila Zeballos, y con Damián Manusovich y Damián Sanchez (quienes están detrás de Alicia, Mecha y Casa Lucca, de Villa Devoto), es una pizzería que en realidad nació en Madrid en 2014, pero que ahora desembarca en Nicaragua 4896, Palermo, con una propuesta clara: pizza de molde "de masa madre a la leña, aireada y de base crocante, ligera y de fácil digestión".


También, como en toda buena pizzería porteña, hay fainá y empanadas fritas, y unos cuantos postres clásicos reversionados.

Picsa
Una de muzza...

¿Cuáles son las variedades que ofrece Picsa? Son 11, acá van algunas imperdibles:

  • Muzza, con mezcla de quesos, salsa de tomates San Marzano, orégano del norte y aceite de oliva extra virgen ($980)

  • Napo, con mezcla de quesos, salsa de tomates SM, tomates cherry asados, ajo “arrebatado” y hojas de albahaca ($1100)

  • Provolone, con mezcla de quesos, salsa de tomates SM, provolone picante, ají molido salteño y orégano del norte ($1100)

  • Calabresa, con mezcla de quesos, salsa de tomates SM, nduja artesanal y ajíes encurtidos en vinagre ($1150);

  • Libanesa, con tomate asado, tahini de cajú, vegetales de estación al horno de leña, perejil fresco y zaátar ($1200)

  • Mexicana, con muzzarella, cheddar maduro, porotos negros guisados, asado deshilachado, ajíes mexicanos y cilantro ($1200)

Como en toda pizzería argentina que se precie, varios de sus sabores se pueden pedir por porción para comer al paso
Picsa
Buen gusto hasta en los detalles

Cuentan desde Picsa que la clave en su elaboración parte de un "poolish con masa madre que reposa por al menos 24 horas para alcanzar una fermentación completa y conseguir una pizza de muy fácil digestión. Las pizzas se cocinan al molde en un horno a leña de doble cámara y piso rotativo, logrando una cocción pareja y una base apenas alta, aireada y crujiente".

Pedidos al WhatsApp (011) 4851 1265

En cuanto a los ingredientes que se suman, se trata de productos artesanales, materias primas y vegetales mayormente orgánicos de pequeños productores locales, como tomate San Marzano para la salsa, especias del noroeste argentino, embutidos y chacinados artesanos, conservas caseras y un blend de quesos hecho en la casa.

Picsa
Frente del local de Picsa

Para el momento de los postres, Picsa ofrece su flan “fuerte” con crema y dulce de leche ($350), postre Balcarce helado ($360), torta de queso a la leña al estilo español, con queso azul y salsa de membrillos ($350) y mousse de chocolate con dos variedades de cacao y crocante de semillas ($350).

Por el momento, el servicio en vereda es de martes a domingos, de 11 a 19

En cuanto a la bebida, hay obviamente vinos de pequeños viticultores nacionales seleccionados por Aldo Graziani, cerveza tirada de Chachingo (Mendoza) y una breve carta de cócteles de autor elaborada por Bianca Bertoli con foco en “amargos”, como el Tónico Porteño (gin Argentina Wild, yerba mate, peperina y tónica), Ferrocarril (Fernet Branca, Amargo Obrero, jugo de pomelo y soda) y Spritz de la casa, entre otros.

Si querés leer más sobre Pizza te recomendamos: Burpizza: una pizza inspirada en las burgers neoyorquinas